domingo, 25 de noviembre de 2012

Estas cosas son las que de verdad importan.


Después de estos días malos que hemos pasado, me he dado cuenta de que hay cosas que nunca te he dicho, que te quiero decir y que no quiero perder. Como por ejemplo que me dan unas ganas enormes de tirarme sobre ti cada vez que pones esa carita tierna que tanto me encanta de pedir 'mimitos'. O que no hay nada que me guste más que los abrazos que me das a medianoche cuando dormimos en tu cama, las veces que nos despertamos y nos besamos hasta quedarnos otra vez dormidos, e incluso te diré que me gusta que te "enfades" porque duermo en la mitad de la cama y no te dejo sitio.
Y cuando te abro la puerta, y no puedo contener la sonrisa y entonces a ti también se te escapa, y empiezas a andar más rápido para darme un beso. 
O eso tan simple de darme siempre un chicle cuando tu te comes uno. O las guerras de cosquillas que terminan con nosotros tirados por el suelo (más veces yo que tú) o los besos de vaca en toda la cara, que digo que odio, pero que en el fondo no podrían faltarme.
Pero lo que más más más más me gusta y nunca te he dicho es que me arropes con la mantita, sin que yo te diga nada porque tú ya conoces lo friolera que soy.

2 comentarios:

  1. Que pedazo de texto, es increible. Tengo el corazón a mil..es precioso y te tengo una infinita envidia jaja
    Un besote enormee<3
    Nunca dejes de escribir que tienes un talento enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jopé,muchas muchas gracias :) no sabes lo que me alegran estos comentarios. Espero que envidia sana hahahaha ¡Un besito y de nuevo gracias, guapa! :)

      Eliminar