martes, 25 de diciembre de 2012

Madrid fue nuestro (y lo sigue siendo)


Hasta lo más tonto lo echaría de menos si me faltases. Ya sabes, no hay otro que sepa en qué momento exacto tiene que taparme con el edredón. Ni otro que me deje el abrigo y me mienta diciendo 'no, si no tengo frío'. No hay otro, ni quiero que lo haya. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario